Aquella mañana entre sonrisas

Era una mañana como cualquier otra, a excepción del viento que soplaba casi de puntitas, y el sol que se escondía entre nubes demasiado grises para augurar tormenta en primavera, y las calles que parecían demasiado desoladas para la hora, y los árboles que estaban casi inclinados a mi andar; pensándolo bien, nada en esa mañana era como cualquier otra.
El silencio entronaba mi camino y alguien silbaba una preciosa melodía a lo lejos que me transportó de inmediato a alguna infancia en la que sonreía por las galletas de mantequilla de mi madre, y con ese recuerdo llegaron los suspiros, los anhelos y las ganas de un volver a vivir.

Caminaba sin prestar atención a mi alrededor, hasta que llamó mi atención una pareja que caminaba tomando de la mano a un pequeñito que se columpiaba entre los brazos de ambos, vi su carita sonriente y me pareció que el sol resplandeció con más fuerza, como queriendo no dejarse opacar por aquel niño que llenaba la calle de felicidad.

Sonreí al unisono para no desentonar con aquella hermosa pintura, desvíe un poco la mirada y le vi, le vi mirándome, como quien admira una magnífica obra de arte, y yo por primera vez me sentí paisaje. Inmediatamente la sangre en mis mejillas las pintó de un color indisimuladamente rojizo y en seguida y por instinto bajé la mirada como quien busca esconderse, pero mi deseo por volver a ver sus ojos tan provocadoramente hermosos me hizo buscar su mirada.
En respuesta a mi acto de valentía me sonrió, se irguió un poco y empezó a caminar a mi encuentro.

En ese momento no lo entendí pero el universo ya había planificado ese encuentro, las nubes ya habían dibujado en sus mentes esa historia, el viento ya había susurrado ese preciso instante y mi corazón acelerado lo sabía, extendía los brazos y se encarreraba hacia el de aquel desconocido como un niño emocionado que sueña con volar; mi pequeño ilusionado corazón ya sabía que aquella mañana, que aquella sonrisa entre miradas nerviosas sería el inicio de mi vida.

Anuncios

9 respuestas a “Aquella mañana entre sonrisas

  1. Lo leí ayer nada más recibir la notificación por correo electrónico y me quedé con las ganas de hacerte un comentario. Te lo hago hoy. Es muy bueno. Escribes muy bien. Pensaba decirlo de otra manera, como más poético o prosaico, pero no hace falta. Creo que en este caso sobran las palabras que estén de más. Enhorabuena.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s