Nosotros, los valientes

3308_rain-drops-on-water-close-up

Y no podemos atravesar todas las tormentas con una sonrisa y una gota de optimismo, algunas nos tiran al suelo con tal brutalidad que es difícil volver a alzar la vista y mucho más tratar de ponernos en pie.
Nos quedamos ahí, de rodillas como quien ve caer todas sus tropas en la crueldad de una guerra, con el corazón goteando ausencias y las manos congeladas del frío de la soledad.

El viento sopla a nuestro alrededor tratando de desbaratar la poca coraza maquillada de sonrisa que nos queda, y caemos, con los codos en el suelo, la cabeza en tierra y los sueños destruidos. La vida parece reírse a lo lejos, los miedos gritan victoria y nuestros fantasmas del pasado empuñan sus armas hacia el cielo en señal de haber ganado el mundo.

Y ahí estamos, al parecer sin vida pero con pequeñas esporas de esperanza revoloteando cerca de nuestro corazón.
La tormenta pasa, el viento se apacigua pero el sol no sale.
Y escurrimos nuestro fracaso y alzamos lentamente el rostro hacia el horizonte y nuestra mirada instintivamente busca el cielo.

Duele, lo sé, atravesar solos una tormenta, tener que cruzar el infierno sin nadie que nos tome de la mano y de vez en cuando nos proteja con algún abrazo.
Pero esto somos, los valientes que en silencio hemos peleado las más epicas guerras, los que hemos logrado gobernarnos a nosotros mismos, los conquistadores. Los tristes, los solos.

Los fuertes, los que siempre damos sin esperar recibir, los que nos hemos partido el corazón en trozos para construir a otros, los que estamos dispuestos a quitarnos la coraza, a soltar las armas, a rendir nuestros ejércitos, a entregar nuestros reinos ante la mirada sincera y la sonrisa honesta de quién realmente sea capaz de amarnos con todas nuestras cicatrices.

Anuncios

9 respuestas a “Nosotros, los valientes

  1. ¿Qué decir ante tal belleza?: excelso, sublime.
    Quiero decirte que me tenías conquistado antes de quitarte la coraza, de soltar las armas, de rendir tus ejércitos y de entregar tus reinos. Después, mucho más.
    Un abrazo fuerte.

    Le gusta a 1 persona

  2. Pensamientos interesantes. Estoy muy contento de tener la presencia de Dios y ayudar, no solo en los tiempos de luz sino también en los más oscuros. El nunca falla. 🙂 (Interesting thoughts. I’m so glad I have God’s presence and help not only in the light times but also darkest times. He never fails.) 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s