A vos

9012d17c4ff244f18645c5ceee928e38

Hola, pequeño saltarín de universos.
He leído tu carta, así como alguna vez leí tus ojos y aún sigo con un sinsabor en los labios por no poder, al terminar de leerla, besarte la boca y asfixiarte las dudas.

Sabía que estabas pensando en mí y que me extrañabas pero no me imaginé que fueras tan valiente para ir tras de mí al abismo que yo misma decidí lanzarme.
A vos no te gustan las despedidas y las vas posponiendo para hacer menos triste el «adiós», en cambio yo soy mucho de eso, de dejar marchar, de echar a volar, de soltar, de correr, de irme, de huir para tratar de escapar o para buscar encontrarme, porque nací con el cielo bajo los pies y alas en las manos. Por eso decidí alejarme, porque adonde vaya no siempre podré llevarte y no quiero volver a vivir el dolor de un «hasta siempre» que no quiere decirse.

Nunca seré la mujer que soñaste, siempre estaré una milla delante o quizás un kilómetro atrás; no soy de las que deja su mundo para entrar a una jaula por amor, ni de las que abandona sueños por cumplir metas de alguien más, si soy una egoísta y caprichosa, ya lo sabemos vos y yo.
Siempre voy de frente, con la espada desenvainada y los escudos en la espalda, siempre voy de cara al sol y la mirada en la luna… sí, soy una fastidiosa, pero eso ya lo sabés.

Estoy sonriendo al imaginar tu sonrisa, y es que me gusta quien sos cuando estás conmigo, tus detalles y gestos, tu risa y tus locuras. Me gustan tus descabelladas ideas, tu sonrisita nerviosa, tu forma tan increíble de trastornarme la rutina, tus ojitos brillantes (sí, claro, con el filtrtito ese de ojitos de borrego), tu encarecido intento de convertirme en musa y ser vos el poema.
Pero te lo dije antes,hay piezas en nosotros que no encajan, que no concuerdan y estoy segura que tu abrazo me quedaría pequeño y mis sueños a vos te quedarían grandes.

Pero eso sí, encontrarte ha sido la forma más bonita que ha tenido la vida de enseñarme a admirar la magia de lejos, sin querer descifrar el truco; sin querer acariciar las nubes, solo disfrutar del cielo.
Por eso no quiero que te quedés de este lado del abismo, vos naciste para contar las estrellas a punta de metas cumplidas y tomado de la mano de alguna galaxia que brille y gire solo para vos.

Y después de dos tazas de chocolate frío, algunas golosinas y unas cuantas canciones lapida tristezas, considero que esta carta se me está haciendo larga pero es que pensando en vos se me queda pequeña hasta la vida.
Te quiero, mi pequeño cazador de cometas. Y aunque yo me aleje, tu recuerdo siempre estará cerquita.

 

P.D.
Si de este lado no paran de cantar los pajaritos es porque yo no he parado de contarles de vos.

Anuncios

7 respuestas a “A vos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s