Metáforas de una vida

¿Adónde se marcha la lluvia después de haberlo inundado todo? Porque aquí solo han quedado rastros de la tormenta, trozos de lo que alguna vez fue un hogar.
¿Adónde va la esperanza cuando la ilusión ha muerto?, ¿Y quién se queda para enterrar los trozitos de sueños que aún se tambalean moribundos?

Hoy se me llena el cielo de preguntas, ambivalencias y deseos. Hoy la existencia misma se me vuelve metáfora y me cuestiona ansiosa acerca de este circo que algunos llamamos vida.

 

¿Adónde nos escondemos los solos cuando ya ni nuestros brazos son refugio?, ¿Quién se detiene a coser los retazos de los rotos?, ¿A quién le susurra el destino sus planes conspiratorios?

¿Por quién piden deseos las estrellas?, ¿A quién le canta el mar melodías de sirenas y barcos?, ¿Para quién se viste radiante la luna cuando va llena de esplendor?

¿Por quién se deshojan las margaritas?, ¿Por quién alzan su voz las canciones en medio del silencio de la noche? Porque esta madrugada me ha llegada la tonada fúnebre de un cielo que lloraba causas perdidas.

 

¿Dónde se esconde la eternidad de todos esos momentos fugaces?, ¿Hacia dónde mira el amor cuando los ciegos somos nosotros?, ¿En qué libro se esconden todas las rosas que soñaron con ser planetas?

¿Quién enciende la luz al final del túnel?, ¿Quién cose las bellas sonrisas de los tristes?, ¿Hacia donde huye el horizonte cuando se arremolinan las tormentas en el cielo?

¿Por quién alzan las manos los árboles en señal de victoria?, ¿Para quién entonan melodías las aves que lloran surcando el cielo?

 

¿Hasta cuándo se derrama la melancolía después de una ausencia?
¿De quién se aferran los sueños cuando los muertos somos nosotros?
¿En quién confía la esperanza cuando hemos perdido la fe?

¿Adónde vamos cuando aún estamos pero ya no somos?
¿A quién refleja el espejo cuando los vacíos somos nosotros?

 

¿Quién me responde ahora que el mundo se ha quedado mirando este desastre en silencio?


11 respuestas a “Metáforas de una vida

  1. Creo que el silencio es lo único que queda para responder al propio silencio. Como un eco de sí mismo. Pero si encuentras las respuestas, te rogaría me las dieras a conocer. Excelente exposición de una no menos genuina toma de consciencia existencial.
    Saludos y un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder a alejandrogustavo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s